PORTUGAL, MON AMOUR

PORTUGAL, MON AMOUR

Hay destinos en la vida de las personas que no son elegidos, cuantas y cuantas veces te paras y miras a tu alrededor y te preguntas ¿Qué hago aquí? ¿Qué me ha traído hasta aquí? No te puedes ni creer que el azar o el destino te han llevado hasta ese destino tan enigmático.

Os hablo de destinos cotidianos, un día vas a hacer un recado, y terminas tomando café en un lugar que nunca habías estado, y echas un buen rato y lo anotas en tu “agenda emocional” para volver.

Pues así estábamos mi familia y yo en verano de 2019, buscando destino para irnos de vacaciones. De los pocos privilegiados que nos podemos permitir irnos de vacaciones, buscamos destinos con las tres B: Bueno, bonito y barato, y si además tienes hijos pequeños, le sumas la C de cerca y la A de atractivo. Complicada misión esa de los padres de encontrar un destino ABC para sus hijos.

Pero escuchas recomendaciones tanto físicas como virtuales… tiras también de destinos típicos para nuestra sociedad: Disneyland, la Warner, Selwo Aventura… que descartas por diferentes razones.

Te planteas quedarte en casa y cada día o cada semana ir a una playa cercana para disfrutarla en el día, pero eso no es lo que necesitábamos, sin parecer sibaritas, necesitábamos desconectar de nuestro día a día, elegir un sitio que no habíamos elegido nunca.

Y así fue como comenzó nuestro idilio con Portugal, lo conocíamos de antes pero no de la manera que lo conocimos ese verano, es como ese amigo que está siempre contigo y un día notas un cosquilleo especial cuando te sonríe.

Nos fuimos a un camping que está cerca de un parque acuático muy famoso del Algarve portugués. Aunque lo importante no es el sitio, sino la compañía: “Dime con quien andas, y te diré quien eres”.

Vas con la incertidumbre de no saber lo que te vas a encontrar, un sitio desconocido al que no ha ido nadie que conoces, vas un poco a la aventura, un poco al azar, sin creerte que estés allí en el lugar que necesitas en ese momento, desconectando de tu día, llenándote de energía.

Pues con el verano que se nos va ya hemos ido tres veces, y cada vez estamos más días y más a gusto. Portugal tiene todo lo que necesitamos: Playa y tranquilidad; ah y cumple nuestra máxima de ser un destino ABC.

Seguramente repetiremos el verano que viene si el destino nos lo permite, aunque nos dejaremos llevar por otro destino enigmático.

Aunque hay que tener en cuenta que el viaje más importante que hacemos en nuestra vida es el que hacemos a nuestro interior.

Total Page Visits: 327 - Today Page Visits: 1

Carlos Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *